EL ÁMBITO DE APLICACIÓN EN LA CONVENCIÓN DE LAS NACIONES UNIDAS SOBRE LOS CONTRATOS DE COMPRAVENTA INTERNACIONAL DE MERCADERÍAS

Por Diego Ricardo Galán Barrera.*


I. ASPECTOS INTRODUCTORIOS

      La Convención de las Naciones Unidas sobre los Contratos de Compraventa Internacional de Mercaderías (en adelante la Convención) en el Capítulo 1 de su Parte I, se refiere de manera expresa a su ámbito de aplicación. Asimismo, en su Parte IV (Disposiciones Finales) también se encuentran normas relacionadas con tales aspectos.

      Así, en primera instancia, dentro de lo que se denomina como el ámbito material de aplicación de la Convención, se señala su esfera positiva de influencia, planteando una condición sine qua non de aplicabilidad, centrada en el concepto de la localización de los establecimientos de los contratantes en diferentes Estados, a partir de la cual se desarrollan las hipotesis de aplicación directa e indirecta del texto convencional para, posteriormente, enumerar los eventos y situaciones que forman parte constitutiva de su esfera negativa de aplicabilidad.

      A continuación, la Convención circunscribe, con carácter exclusivo, su espectro regulatorio a la formación del contrato de compraventa, la cual se desarrolla en su Parte II, y a los derechos y obligaciones del vendedor y del comprador, objeto de normatividad en su Parte III, expresando, con contundencia, asimismo, las circunstancias que no son objeto de regulación.

      Igualmente, en lo atinente a su ámbito de aplicación, la Convención, enfatizando en la naturaleza dispositiva de su reglamentación, consagra el principio de la autonomía de la voluntad de las partes, otorgándoles un amplio grado de libertad para elegir el derecho rector de su contrato, hasta el punto que pueden excluirla, establecer excepciones a cualquiera de sus disposiciones o modificar sus efectos.

      Finalmente, en su Parte IV la Convención trae algunas disposiciones que complementan la delimitación de los ámbitos temporal y espacial de aplicación, en la medida en que se regula lo atinente a su entrada en vigor así como lo concerniente a las distintas reservas de aplicación que se pueden hacer en el momento de la firma, ratificación, aceptación, aprobación o adhesión.


II. EL ÁMBITO DE APLICACIÓN DE LA CONVENCIÓN DE LAS NACIONES UNIDAS SOBRE LOS CONTRATOS DE COMPRAVENTA INTERNACIONAL DE MERCADERÍAS.

A. El ámbito temporal de aplicación de la Convención
      En relación con el ámbito temporal de la Convención deben distinguirse dos aspectos puntuales : Uno, relacionado con su entrada en vigor y otro, relativo a su aplicación concreta a los contratos de compraventa internacional de mercaderías cuando ella ya ha entrado en vigor en un determinado Estado ratificante.

1. Entrada en vigor de la Convención
      La entrada en vigor de la Convención, a su vez, debe apreciarse desde una doble perspectiva: En primer término, con carácter general, la atinente a la entrada en vigor internacional y, en segundo término, con carácter particular, la que se refiere a la entrada en vigor para un Estado parte que la ratifica con posterioridad al comienzo de su vigencia internacional.

a. En el entorno internacional
      La Convención entró en vigor, internacionalmente, el 1º de enero de 1988, puesto que, desde que se depositó el décimo instrumento de ratificación ante el Secretario General de las Naciones Unidas , ya había transcurrido el término previsto en el párrafo 1º de su artículo 99.

Artículo 99
      1. La presente Convención entrará en vigor, sin perjuicio de lo dispuesto en el párrafo 6º de este artículo, el primer día del mes siguiente a la expiración de un plazo de doce meses contados desde la fecha en que haya sido depositado el décimo instrumento de ratificación, aceptación, aprobación o adhesión, incluido todo instrumento que contenga una declaración hecha conforme al artículo 92.

b. En relación con un Estado parte que la ratifica con posterioridad a la entrada en vigor internacional
      La entrada en vigor de la Convención para un Estado ratificante, después de haber comenzado su vigencia internacional , tal como aconteció con España, Perú y Colombia, por vía de puntual referencia, comenzará cuando haya transcurrido el plazo previsto en el párrafo 2. del artículo 99 después de haberse efectuado el depósito del instrumento de ratificación ante el Secretario General de las Naciones Unidas .
      Y agrega el párrafo 2º de la norma en examen:

Artículo 99
      2. Cuando un Estado ratifique, acepte o apruebe la presente Convención, o se adhiera a ella, después de haber sido depositado el décimo instrumento de ratificación, aceptación, aprobación o adhesión, la Convención, salvo la Parte excluida, entrará en vigor respecto de ese Estado, sin perjuicio de lo dispuesto en el párrafo 6º de este artículo, el primer día del mes siguiente a la expiración de un plazo de doce meses contados desde la fecha en que haya depositado su instrumento de ratificación, aceptación, aprobación o adhesión.
...

      En su orden, España depositó el instrumento de ratificación el 24 de julio de 1990, habiendo entrado en vigor la Convención para la madre patria el primero (1º) de agosto de 1990. A su turno, Perú depositó el instrumento de ratificación el 25 de marzo de 1999, entrando en vigor la Convención para la nación hermana el primero (1º) de abril de 2000. Respecto de Colombia, de conformidad con lo consignado en el considerando final del decreto 2826 del 28 de diciembre de 2001, el instrumento de ratificación se depositó, ante el Secretario General de las Naciones Unidas, el 10 de julio de 2001, por lo que la entrada en vigor de la Convención comenzó el pasado primero (1º) de agosto de 2002 .

2. Aplicación concreta de la Convención a los contratos de compraventa internacional de mercaderías cuando ya ha entrado en vigor en un Estado parte ratificante

      En relación con la aplicación concreta de la Convención a los contratos de compraventa internacional de mercaderías, su artículo 100 diferencia dos eventos específicos:

a. Cuando se está formando el contrato
      Respecto de la formación del contrato, el párrafo 1º del artículo 100 de la Convención señala que ella se aplicará solamente cuando la propuesta de celebración del contrato se realice en la fecha de su entrada en vigor o con posterioridad a esa fecha.

Artículo 100
      1. La presente Convención se aplicará a la formación del contrato sólo cuando la propuesta de celebración del contrato se haga en la fecha de entrada en vigor de la Convención respecto de los Estados Contratantes a que se refiera el apartado a) del párrafo 1º del artículo 1º o respecto del Estado Contratante a que se refiere el apartado b) del párrafo 1º del artículo 1º, o después de esa fecha.
...

b. Cuando el contrato ya se celebró
      En cuanto hace relación a su aplicación global, el párrafo 2. del artículo 100 de la Convención establece que ella se referirá únicamente a los contratos celebrados en la fecha de entrada en vigor de la Convención o con posterioridad a esa fecha.

Artículo 100

      2. La presente Convención se aplicará a los contratos celebrados en la fecha de entrada en vigor de la Convención respecto de los Estados Contratantes a que se refiera el apartado a) del párrafo 1º del artículo 1º o respecto del Estado Contratante a que se refiere el apartado b) del párrafo 1º del artículo 1º, o después de esa fecha.

      De la norma transcrita se colige, entonces, que la Convención no se aplica retroactivamente , lo cual es un principio inherente al Derecho internacional público y a la propia práctica de los tratados internacionales .


Introducción | Parte 1 | Parte 2 | Parte 3 | Bibliografía | Notas