La Convención de Viena
Sobre los Contratos de Compraventa Internacional
de Mercaderías y el Derecho Mexicano.Estudio Comparativo(*)

Por Jorge Barrera Graf



     (11) La transmisión opera de pleno derecho, salvo que se trate de géneros de cosas no individualizadas; Cfr. Planiol, Traité élémentaire de Droit Civil, 2a. ed., París, 1947, t. II, n. 2440, p. 757.

     (12) Otros casos de mora, derivan de los artículos 2078, 2079 y 2080 C. Civ., para el derecho italiano en el que sí existe una norma expresa, el art. 2206, Cfr., Greco Paolo y Cottino Gastone, Della vendita, arts. 1470-1547, en el Commentario del Codice Civile, de Scialoja y Branca. Roma, 1966, p. 270 y s.

     (13) El art. 2900 del C. Civ. de 1884 concedía el derecho de rescindir el contrato, cuando el comprador, antes de vencerse el término fijado para la entrega de la cosa, no se ha presentado a recibirla..." Cfr., Rojina Villegas, Compendio de Derecho Civil, vol. IV, México, 1966, p. 138.

     Los arts. 85 fr. II C. Co., y 2098, C. Civ., para el mismo supuesto de incumplimiento del comprador a que alude el art. 2292, facultan al vendedor a consignar judicial o extrajudicialmente la cosa, a costa de aquél. (14)

     (14) Cfr., Rojina Villegas, p. 137. En el derecho francés, véase Planiol.- Ripert, II, números 2457 y 2458, con el análisis del art. 1264 Code Napoleón equivalente a lo nuestros; y del art. 1657, que no tiene equivalencia en nuestro derecho, y que establece que si el objeto del contrato consiste en mercancías, la resolución opera de pleno derecho, a favor del vendedor, después de expirar el plazo previsto para que el comprador las retire.

     (15) La traducción a nuestro idioma de la Convención, no siempre es feliz. En las versiones inglesa y francesa, en este artículo se habla de "formalities" y "formalités", en cambio, en la versión castellana de "requisitos"; término demasiado amplio e impreciso.

     (16) La redacción de esta disposición es muy defectuosa, sobre todo en su versión castellana, porque en vez de referirse a mercancías del mismo tipo, o bien, de mercancías semejantes a las que hubieran sido objeto del contrato, habla de "such goods", "meme marchandise" y "tales mercaderías"; y obviamente, no tienen que ser, ni pueden ser las mismas, sino otras iguales o similares.

     (17) Tratándose también de la L.P.C., en las ventas a crédito (art. 20), y a domicilio -art. 47 inciso f)-, el precio siempre debe determinarse en el contrato; en cambio, en las ofertas públicas, puede sólo ser determinable, art. 15 in fine.

     (18) En supra 3-I-a), págs. 8 y 9, me refiero a la regla distinta del art. 2082 C. civ.)

     (19) ¿Cuándo una compraventa comercial lleva aparejada ejecución? Cuando se hubiera hecho en escritura pública o cuando la factura correspondiente hubiera sido firmada y reconocida judicialmente por el deudor (art. 1391 frs. II y VII C. Co.), o sea, por el comprador; estas son circunstancias difíciles de que operen en el comercio internacional.

     (20) La identidad de soluciones que para el vendedor y el comprador ofrece la Convención en varias normas, respecto a diversas hipótesis, hace pensar que, desde un punto de vista técnico legislativo hubiera sido mejor que todas esas materias se hubieran comprendido en un solo apartado.

     (21) En el derecho español, la misma disposición existió en el C. Civ. de 1865, art. 1043, y existe en el vigente art. 1295 pfo. 2o. Sobre este punto, véase García Gollena, Concordancias, motivos y comentarios del Código Civil Español, concordado con la legislación vigente en la República Mexicana, México, 1879, t. III, p. 66.

     (22) La redacción de estas normas (arts. 47 pfo. 2 y 63, pfo. 2) de la Convención, es defectuosa, en cuanto que dicen que la parte que cumple, no podrá, durante un plazo, ejercitar acción alguna por incumplimiento, y al mismo tiempo conceden acción de daños y perjuicios por la demora de ejecución, que evidentemente es también una acción que deriva del incumplimiento.

     (23) En la versión castellana, a diferencia de la francesa e inglesa no se indica que la privación debe ser sustancial, o sea, de importancia. De cualquier manera, se trata de una definición confusa o misteriosa, del carácter esencial del incumplimiento; si el incumplimiento previó o se pudo prever el perjuicio y que él acarrearía una privación sustancial a su contraparte, su incumplimiento es esencial, y por tanto procede la acción rescisoria de la contraparte; pero si él mismo, es decir, quien viola el contrato, no hubiere previsto, ni hubiera tenido razones para prever el daño y su carácter sustancial, se priva a la otra parte -que por hipótesis es inocente y ajena a la posición del incumpliente- del derecho de rescisión, sin que se le conceda indemnización compensatoria alguna.

     (24) La Convención no establece nada respecto a la cuantía de los intereses, por lo que para su determinación se debe acudir al derecho interno aplicable.

     (25) Esta obligación del comprador está condicionada, a que debe restituir las mercancías o una parte de ellas; o bien, cuando tal restitución resulte imposible, o cuando sea imposible devolverlas en un estado sustancialmente igual a aquél en que las recibió, a que el comprador haya rescindido el contrato, o haya demandado la entrega de mercancías sustitutivas [pfo. 2 incisos a) y b)].

|Regresar a Artículos | Parte 1 | Parte 2 | Parte 3a | Parte 3b | Parte 3c | Parte 3d |Parte 4a | Parte 4b | Parte 5a | Parte 5b|Parte 5c|Parte 6| Parte 7 | Parte 8a | Parte 8b |