Una Compraventa Internacional, el Caso Cinema Exótica

Por José María Abascal Zamora

Profesor en la Universidad Iberoamericana y delegado de México ante la Comisión de las Naciones Unidas para el Derecho Mercantil Internacional (Uncitral).

Publicado en El Financiero 15 de Junio de 1994



     Richard presentó el conocimiento de embarque al banco confirmador. El banco pagó a Richard, envió por correo a‚reo los documentos al banco emisor y recibió el reembolso. El banco emisor hizo el cargo en la cuenta de Core y le entregó el conocimiento de embarque. Core endosó el conocimiento de embarque y lo remitió vía correo a‚reo a Exótica que lo recibió antes de que el SS del Sud arribara a Puerto de Salvación.

     En su viaje a Equitoria, el SS del Sud naveg¢ en medio de severas condiciones climáticas, lo que es usual en esa ruta comercial. Como resultado, el agua se introdujo en el contenedor que había sido fracturado y alteró los circuitos electrónicos en las unidades de videojuego.

     A la llegada del barco a Puerto de Salvación, en enero 21, el porteador, contra el conocimiento de embarque, hizo entrega de los contenedores a Exótica. En ese momento ni el porteador ni Exótica habían tomado nota de que se había colado el agua. Exótica descubrió que faltaban unidades y el daño del agua, cinco días después. Exótica inmediatamente notificó al porteador las pérdidas y daños. Después de que recibió los contenedores, pero antes de descubrir las unidades dañadas y las faltantes, Exótica ordenó a su banco que hiciera una transferencia de fondos por US $1,600,000 a la cuenta de Core en el Sunflower State Bank. Por error, el banco de Equitoria expidió una orden de pago por $600,000. El Sunflower State Bank recibió la orden de pago y acreditó la cuenta de Core por esa suma.

     Durante ese tiempo, poco después de que Exótica instaló las unidades, funcionarios aduanales del gobierno de Equitoria las confiscaron basándose en que algunos de los juegos de acción contienen material que es claramente sexual y que es contrario a la moral pública.

     La señora O'Connell y el señor Apple inmediatamente cambiaron llamadas telefónicas para hacerse las mutuas reclamaciones relativas a todos estos hechos desafortunados. Durante tres meses trataron infructuosamente de solucionar sus diferencias. Al finalizar el periodo de tres meses la señora O'Connell llamó por teléfono al señor Apple y le notificó que Exótica daba por terminado el contrato. El día siguiente, el señor Apple envió un fax a Exótica requiriendo que las reclamaciones fueran sometidas al arbitraje.

     El panel de árbitros fue designado conforme al Reglamento de Arbitraje de UNCITRAL y se convocó a una audiencia preliminar entre los árbitros y las partes. En esa audiencia las partes estuvieron de acuerdo en que los hechos fueron tal y como est n relatados arriba.

     También informaron que los países involucrados se han adherido a las siguientes convenciones internacionales como sigue: Convención de las Naciones Unidas sobre la Compraventa Internacional de Mercaderías de 1980 (Convención de Viena). Convención sobre la prescripción en materia de compraventa internacional de mercaderías de 1974 y el protocolo que modifica la convención sobre la prescripción en materia de compraventa internacional de mercaderías de 1980, Equitoria desde el 1 de enero de 1990 y Estados Unidos en enero de 1994; Francia no se ha adherido; los otros Estados no están en ella.

     Equitoria y Francia Convención de las Naciones Unidas sobre el transporte marítimo de mercancías, 1978 (Reglas de Hamburgo). Convención sobre el reconocimiento y ejecución de sentencias arbitrales extranjeras, 1958 (Convención de Nueva York). En ocasiones futuras me ocuparé de algunas cuestiones que suscita este caso.

|Regresar a Artículos | Parte 1 | Parte 2 |