COMENTARIOS A LA LEY 518 DEL 4 DE AGOSTO DE 1999, APROBATORIA DE LA CONVENCION DE LAS NACIONES UNIDAS SOBRE LOS CONTRATOS DE COMPRAVENTA INTERNACIONAL DE MERCADERIAS

María Clara Cabrera Orjuela
Diego Ricardo Galán Barrera


I. NOTAS INTRODUCTORIAS

     Luego de varios años de trámite ante el Congreso Nacional, en el mes de agosto de 1999, Colombia dio un paso decisivo para su ingreso al grupo de más de cincuenta naciones que, en estos últimos 20 años, han aprobado la Convención de las Naciones Unidas sobre los contratos de compraventa internacional de mercaderías. Este suceso legislativo, cabe reseñarlo, es de notable significación toda vez que la Convención tiene la aptitud de derogar la legislación colombiana, tanto civil como mercantil, en materia de contratos de compraventa (casi 200 artículos) en la medida en que el respectivo contrato de compraventa de mercaderías tenga carácter internacional, lo cual se determina por el hecho de que las partes tengan localizados sus establecimientos en diferentes Estados contratantes [1] y que en él, expresamente, no se haya excluido su aplicación,[2] o por la eventual remisión que hicieren las normas de Derecho Internacional Privado hacia la ley de un Estado contratante.[3]

     Lo anterior genera, entonces, la imperiosa necesidad a los magistrados, jueces, abogados, profesores y estudiantes de Derecho, lo mismo que a los operadores colombianos que participan en el tráfico comercial internacional, de (here two words erased) conocer el texto de la Convención, su contenido, características predominantes, notas particulares y, en general, su indiscutible trascendencia jurídica, especialmente en estos momentos en que la globalización de la economía y la apertura de los mercados constituyen el entorno dentro del cual se celebran innumerables contratos de compraventa de mercaderías.

     Por ello, consideramos de singular relevancia abordar este examen preliminar, en el que, en primera instancia, realizaremos una presentación somera de la ley aprobatoria del tratado internacional, sus antecedentes y estructura, haciendo una referencia especial a algunos tópicos relacionados con su entrada en vigor.

     En segundo término, nos adentraremos en la Convención, remontándonos hasta sus ilustrativos antecedentes y, después de exponer de manera esquemática su estructura, procederemos a resaltar los aspectos más sobresalientes de su texto, en especial aquellos que, ulteriormente,[4] ameritarán ser analizados con mayor detenimiento, tales como su ámbito de aplicación, su carácter internacional y su propósito uniformizador, la formación misma del contrato de compraventa, donde se conjugan las ofertas, las aceptaciones y las contraofertas, el contenido obligacional sinalagmático y las particularidades del incumplimiento contractual y sus efectos.


Parte 1 | Parte 2 | Parte 3 |Parte 4a | Parte 4b | Parte 4c | Bibliografía | Anexos